Blogia
Contra el viento. El blog de Ignacio Alvo

Porque a las 72 horas…

Porque a las 72 horas…

..el juez le había dado la razón. Porque tu último golpe fue tu último golpe…” zapp, cambio de cadena “..y la degolló delante de sus hijos”.

Pocas veces la España oficial y su propaganda han estado tan lejos de la España real.

 

La pregunta es obvia, ¿de qué sirve que el juez le dé la razón a una mujer o que dicte orden de alejamiento contra un maltratador? En la práctica la única orden de alejamiento efectiva es la cárcel del maltratador y sin permisos de fines de semana. No entender esto es condenar a la mujer al destierro o a la muerte.

 

El problema de muchos intervencionistas  es que no creen en la libertad de las personas y, por lo tanto, tampoco en su responsabilidad. Le echan la culpa a la sociedad y equiparan a víctima y delincuente. Tienden a pensar que el delincuente es también una víctima. Pero hay que decir bien claro que no es así: no es lo mismo el violador que la violada, ni el maltratador que la maltratada, ni el asesino que su víctima.

 

El Estado tiene el monopolio de la violencia legítima y la obligación de defender a sus ciudadanos para que puedan ejercer sus libertades. Cuando el Estado hace dejación de esa función pierde su razón de ser y se deslegitima.

 

Posiblemente no sea políticamente correcto decir esto, pero en el caso de delincuentes que no se rehabilitan (como parecen ser los violadores y otros psicópatas) habría que retirarles de la sociedad. Yo no digo que tengan que estar haciendo trabajos forzados ni sufriendo. Pero si no pueden vivir en sociedad, hay que apartarles de esa sociedad. Lo contrario es condenar a inocentes –en muchos casos a los más débiles, mujeres y niños- al sufrimiento y la muerte.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres